Amparo Cortés
 
Amparo Cortés canta por bulerías : A mi padre Manuel
 DATOS   VIDEOS   PRENSA   ENLACES   PRÁCTICAS DE GUITARRA
 BIOGRAFÍA   GALERÍA   DISCOGRAFÍA   FORMACIONES   CONTACTO 
 français   nederlands   english 
Amparo Cortés
  Amparo Cortés

Nació en el Cerro del Águila - Sevilla.
Su abuela Engracia Jiménez Reyes era hija de la Gilica, gran cantaora por soleá, y hermana de Miguel de Marchena guitarrista y Juan el Cuacua cantaor, y prima hermana del maestro Melchor de Marchena (Melchor Jiménez).
Por parte de su abuela hubo muchos artistas, además de su madre y sus hermanos, otros como El Chindo, su tío El Lico y sus tres hijos Melchor de Marchena, Miguel Jiménez y Chico de Melchor.
Una hermana de su abuela, Rosario Jiménez, se casó con su primo Miguel Jiménez, que era hermano de Melchor de Marchena.
Su padre Manuel Cortés Jiménez, bailaor y cantaor conocido con el sobrenombre de Gitanillo de Marchena, tenía un hermano, Juan Cortés Jiménez, gran promesa de la guitarra, que desapareció durante la guerra civil. Al volver de un concierto, lo vieron por última vez hablar con el tocaor Niño Ricardo en el andén de la estación del tren.
También en la familia de su abuelo Antonio Cortés Heredia hubo artistas, como Tate Cortés entre otros.
En la actualidad, entre los descendientes de esta familia gitana hay muchos guitarristas, como el maestro Enrique de Melchor y el sobrino de Enrique: Melchor Jiménez. Por parte de una hija de la hermana de su habuela (Rosario Jiménez) están Eugenio Iglesias Jiménez, que tocó en la compañía de Cristina Hoyos, y sus hermanos Miguel y Paquito. Sin olvidarse del hijo de Amparo, José Cortés, que últimamente la acompaña en los conciertos.
Sus abuelos se fueron a vivir a Sevilla y también la hermana de su abuela y el hermano de Melchor de Marchena.
Vivían todos juntos en una casa donde había varias viviendas y un patio de vecinos donde se reunían para festejar cumpleaños, aniversarios, o simplemente para cantar y bailar, olvidando las penas de la lucha cotidiana que les ofrecía el régimen franquista.
En sus recuerdos de niña y adolescente por ese patio de vecinos y por su casa pasaron artistas como La Perla de Cádiz, Gordito de Triana, Antonio Mairena, Pepe Pinto, Pepe Marchena, Porrina de Badajoz, Bení de Cádiz, Lola Flores, Paquera de Jerez, con los cuales su padre solía trabajar.
Con todos estos recuerdos en su maleta de cartón viaja a Bélgica con 16 años en busca de trabajo.
En el año1978 conoció a Wannes van de Velde, “mi compañero” como ella lo presenta y con el cual colaboró en varios proyectos.
Su pasión por el flamenco le hizo abrir su maleta de cartón (Rosas Negras) de la cual sacó algunos recuerdos, como el de haber visto y escuchado cantar en la procesión de los Gitanos de semana santa en Sevilla a su gran ídolo Camarón de la Isla, y nació su primer CD Sueños, en 1996, con acompañamiento a la guitarra por su primo Enrique de Melchor, el cual comienza con la canción Nana a Camarón.
Años mas tarde abre de nuevo su maleta de cartón y nace su segundo CD Candela (1999), que comienza con un poema dedicado a los Gitanos con los cuales se siente tan identificada (texto biográfico André Fonteyne).
En el año 2003 edita un libro de poemas, Con la Moña de Jazmines, en el cual se respira su amor por Andalucía y la gran nostalgia de lo que en ella vivió (introducción Wannes van de Velde).
En el 2005 nace su tercer CD, Duende y Amores, que como su título indica habla del amor y del desamor y defiende el sentir de la mujer tantas veces maltratada. El primer título, No soy canastera, comienza con un poema que le dedica al gran poeta Andaluz Rafael Alberti.
Y también unas Sevillanas, Guitarrero ven y toca, que dedica al pueblo Belga, al cual debe tanto y en especial a su compañero Wannes van de Velde, y también para Paul Rans, su productor de radio Klara, y André Fonteyne - a los que según dice Amparo debe parte de su éxito - y otros muchos que sería muy largo de nombrar pero que están entre sus amigos.
Esa es Amparo Cortés que, aunque parte de su corazón está en Sevilla, la otra parte está en Bélgica al lado de tantos amigos que este país le dio.

 JOSÉ DELGADO